La masacre del Zapotecas

Sábado por la mañana. Semanas que no había ido a uno mis spots favoritos en el Zapotecas.
Subiendo, me di cuenta que había pocos ciclistas.

Una de las trincheras

Llegando al spot, veo que una trinchera profunda de casi 2 metros impide el paso en todo lo ancho del camino. Más arriba, más trincheras en el camino. ¿Qué onda? ¿Qué pasó aquí?

Todavía más arriba, veo un cartel anunciando "PROPIEDAD PRIVADA, SE PROHIBE LA CIRCULACIO (no quepo la "N" al parecer) DE MOTOCICLETAS Y NO HACER FOGATAS POR ORDEN DE AUTORIDAD".  ¡¡Chispas!! Estoy en infracción entonces: me encuentro en una propiedad privada (que era pública desde hace por lo menos 5 años y medio, tiempo que llevo viviendo por la zona), y a parte, si entendí bien el letrero, está prohibido "no hacer fogatas". Y estaba precisamente … "no haciendo fogata".

Yo que pensaba que se trataba de un terreno federal, que no se podía vender, y que había que cuidar el bosque porque es patrimonio de todos, cómo indicado en los anteriores carteles que por cierto ya fueron removidos. Al parecer, estaba muy equivocado.

El edificio del OPMA

Termino la ascensión del cerro para finalmente darme cuenta que construyeron todo un edificio, junto a la nueva antena que luce su “belleza” desde decenas de kilómetros. Obviamente, para facilitar el acceso a esta hermosa construcción de cemento, los autores de esta magnífica obra tuvieron la excelente idea de pavimentar todo el camino, del otro lado del cerro. Y para que la integración de esta obra maestra en el paisaje quede perfecta, se lucieron con unos bellos postes de luz, que para darle todavía más estilo, se instalaron chuecos.

Tan grande está mi admiración que me quiero acercar más, y realizo que esta construcción pertenece al OPMA (Organismo Promotor de Medios Audiovisuales), y que está rodeada de unas muy estéticas botellas vacías de refresco, bolsas de Doritos, y demás adornos. Gracias a esta excelente inversión gubernamental, tendremos entonces la oportunidad de ver todavía más de la misma porquería que nos sirven a diario nuestras queridas televisoras nacionales (principalmente desinformación, comerciales  y novelas con buenísimos guiones y excelente juego de actores).

Ahora que nos quitaron nuestros caminos, a nosotros los mountainboarders, dirtsurfers, ciclistas, deportistas de todo tipo, campesinos que laboran allí y amantes de la montaña en general; ya nos podemos sentar tranquilamente en el sofá, viendo más comerciales que nos van a aconsejar obviamente hacer más ejercicio después de haberse tomado un litro de refresco y tragado un kg de papas. Nada más que a este ritmo, cuando todo será cemento a nuestro alrededor y que habrán encontrado la forma de colocar una antena en la cima del Iztaccíhuatl, todos nos tendremos que encerrar en un gimnasio para poder hacer deporte.

Por lo mientras, disfruta de los espacios naturales de los cuales dispones. Y rápido, porque quizás llegando a tu spot favorito mañana, te darás cuenta que ya es una autopista. 

Buen día, y buen ride por supuesto!!

Martino

La nueva "carretera"

La hermosa vista de los volcanes con pavimento y postes chuecos